lunes, 29 de marzo de 2010

Facultad de Arquitectura, UBA

Muchas veces me parece que las cosas no funcionan correctamente. Es curioso pero el mejor café de la facultad no se encuentra en la sala de docentes sino en el patio central. Ese gran espacio, con goteras e inundado, lleno de pancartas y panfletos, filas interminables para subir por ascensor, murmullos y ecos. También atrás mio un gran telón donde aparecen las fotografías de compañeros docentes y alumnos desaparecidos en la época mas triste de Argentina.
Si, es ahí donde esta el mejor café.

Lo más interesante de todo es que tomarlo aquí es como si la misma facultad te dijese que nunca debes olvidar. Nunca olvidar lo que NO queremos que vuelva a suceder. Nunca olvidar que nos es vital expresarnos y comunicar nuestras ideas. Nunca olvidar que siempre, de alguna manera, necesitamos mantener ese espíritu de aprendiz, de estudiante. Tal vez por eso no nos vamos de la universidad. Que bueno que siempre vuelvo a pedir un doble cortado antes de subir a la 117.
Les dejo aquí un croquis con tinta y acuarelas.

No hay comentarios: